Ayudar en primavera

La coevolución hombre-naturaleza es un elemento básico y determinante de la sostenibilidad. No cabe hablar de futuro viable para la humanidad si esta no protege, conserva y potencia la base física que la sustenta y acoge: la biosfera. Por tanto, uno de los retos más importantes que tenemos planteados es la conservación de las demás especies y los espacios donde habitan o pueden habitar.

Ayudar a que la biodiversidad siga su evolución en armonía con nosotros, los humanos, es un objetivo en el que se aúnan dos motivaciones básicas complementarias: conservar la naturaleza responde a un requerimiento ético y, asimismo, es un requisito material para preservar la continuidad de la vida.

Asumir compromisos personales que ayuden a conservar la naturaleza es una de las tareas más sustanciales que podemos acometer como ciudadanos, sabiendo que los favorecidos por  nuestras acciones individuales no solo seremos nosotros, sino también las generaciones  venideras y los demás seres vivos con los que compartimos planeta.

Dichos compromisos deben ser una constante en nuestro quehacer y adecuados a cada momento; por ejemplo en primavera, la estación que más simboliza el resurgir anual de la vida silvestre. Como también esta es una época en la que las personas  -sobre todo en las sociedades urbanas-  tienen un mayor acercamiento al mundo natural, ahora es un momento muy oportuno para  ayudar a la fauna y flora  silvestres, minimizando la huella ecológica de nuestro paso por los espacios naturales y, si surge la ocasión, auxiliando a los animales que los pueblan.

Si nos encontramos con un animal herido, es conveniente saber qué hacer; si vemos a un animal juvenil en apuros, como puede ser el caso de un ave caída del nido que no puede volar, es importante conocer cómo podemos ayudarle.

Y en todo caso, los Centros de Recuperación de Fauna Autóctona, repartidos por todo nuestro país, son un excelente apoyo en estas situaciones. En el número 9 de la colección Manuales de Desarrollo Sostenible que edita nuestra Fundación, denominado “Recuperación de la Fauna Autóctona” , se incluye una relación de los mismos y datos de contacto con ellos;  en cualquier lugar donde nos encontremos siempre habrá algún Centro relativamente próximo al que acudir o llamar.

Ciento veintinueve años después de su muerte, las palabras de Charles Darwin siguen siendo  una certera expresión y resumen de lo que aquí se ha pretendido exponer: El amor por  todas las criaturas es el más noble atributo del hombre.

Author: Blog Fundacion Banco Santander

Share This Post On