Montaje de Cranford Collection. Out of the House

Ya está aquí. Parecía lejano, pero en menos de 24 horas daremos por inaugurada la exposición Cranford Colletion. Out of the House, una muestra que no solo tiene la peculiaridad de acercarnos al contexto de un caso más de coleccionismo en el ámbito privado, con el que tan relacionada se sitúa la actividad de Fundación Banco Santander, sino que además supone un punto de inflexión en mi formación, y auguro, el comienzo de una estrecha relación profesional con el arte contemporáneo. Y ¿qué mejor que comenzar de la mano de artistas como Paul Noble, Sarah Lucas, Rosemarie Trockel, Martin Kippenberger o el controvertido Damien Hirst?

El montaje de esta exposición se trata de mi primer acercamiento profesional a una muestra de tal envergadura, y sin duda, lo fructífero de la experiencia se incrementa en el contexto de una institución como es Fundación Banco Santander, detrás de cuyo nombre se encuentra un equipo entregado que con su trabajo brinda al público la oportunidad de disfrutar de su actividad y, en este caso, de acercarse a parte de la producción de artistas contemporáneos de gran renombre.

Es en una experiencia como esta en la que realmente descubres el trabajo que esconde tras de sí cada minúsculo detalle de una exposición: el catálogo, los derechos de reproducción de obra, el plan de difusión, la documentación gráfica, el montaje… todo ello requiere de una amplísima labor de gestión difícil de percibir desde la perspectiva del espectador ajeno al sector. Y es precisamente esta ocasión la que ha supuesto mi salto de un lado al otro.  El haber tenido la ocasión de vivir en primera persona cómo se genera una exposición de la nada y cómo se le va dotando de forma hasta el día de la inauguración,  ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi formación.

Multitud de sensaciones se esconden tras el resultado final: la llegada de las cajas, transportadas con mayúscula precisión; la emoción de su apertura y del momento en que se deja salir a la luz el esplendor de las obras; la sorpresa de desembalarlas y redescubrir el material, las texturas o el gran tamaño de algunas de ellas; la delicadeza de obras como las de Karla Black, o la potencia formal de las esculturas de Rebecca Warren.

En el montaje, detalles como elegir la iluminación de las obras o la disposición de las cartelas en la sala, han supuesto decisiones primordiales para lograr uno de los objetivos de la Fundación: trasladar parte de los tesoros de la Cranford Collection desde su Inglaterra natal y, de esta manera, hacer más accesible el arte al público.

Así, cada obra va tomando su lugar mediante una suerte de cambios surgidos de la búsqueda de un equilibrio entre la experiencia profesional y la perspectiva del espectador, en la que prima enfatizar la expresividad de las obras y el aprovechamiento de las virtudes de la Sala de Arte Santander.

Todo esta labor de montaje se ha visto acompañada de infinitos paseos a lo largo de la Sala, que me han brindado la oportunidad de descubrir nuevas perspectivas en las que algo nuevo se revelase ante mis ojos, en los que uno va moldeando su criterio, decidiendo qué artista le genera más o menos simpatía. Cada recorrido por la Sala ha impulsado que me identifique con las obras, que establezca un diálogo con ellas sin necesidad de palabras.

Quizás sea porque las obras de Franz West hacen que te sientas como en casa, por el optimismo que transmite el ritmo musical de las obras de Jim Lambie, o bien por haber tenido oportunidad de presenciar cómo se monta un gabinete de peces de Damien Hirst, pero sin duda, haber participado en la coordinación y montaje de la exposición Cranford Collection. Out of the House ha supuesto para mí, no sólo un rodaje profesional de gran magnitud, sino que sienta en cierta medida las obras de la Cranford Collection como parte de mi persona, a pesar de que Pierre Huyghe nos recuerde con su obra  “I do not own Snow White”, que la cultura no pertenece a nadie, que es un bien común del que en este caso tendremos el placer de seguir disfrutando en la Sala Santander de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte hasta el 16 de junio.

Author: Blog Fundacion Banco Santander

Share This Post On